jueves, julio 26, 2012

dedicated to

me haz dicho que escribo de los tristes porque son esos los que me gustan,
aquí uno que puede que te guste, se trata de algunas cosas que yo creo 
causan simple felicidad mi querido ironman


es parte del amanecer diario escuchar diferentes sonidos particulares
uno de ellos es el timbre del móvil, que avisa que llega un mensaje
tiene un sonido tan particular de gong chino antiguo que da risa
si le sumamos que vibra, es toda una aventura dependiendo 
de dónde esté el móvil dichoso
o dichosa entonces la parte que lo aloja
decía del amanecer, que cuando se tiene 
una sonrisa dibujada tantas horas, deja doliendo el rostro
pero no es una queja, todo lo contrario, que me fascina la idea de la permanencia
de sentir ese trocito de felicidad deslizándose por mis dedos
a medida que voy haciendo la respuesta 
con la esperanza de que pueda con esas palabras que escojo 
hacerte sonreír, que te dejen la mismas sensaciones que recibo de tí
en medio de esos mensajes haz encontrado 
la forma de hacerme sencillamente feliz
de desbocar mi corazón y sentirme tan especial 
y es que tus palabras son tan como tú
aún pienso en esa historia, 
con la que tomé lo que tenía puesto, mi imaginación
y salí de tu mano por mi ventana mental 
hacia aquella realidad tan diferente de la que conocía y conozco
fui uno más de aquel grupo
me sentí afortunada, qué más da si no gano jamás la lotería
si estás tu que vales más que todo eso junto
(para mi vales tu peso en platino)
paso del amanecer al día, contigo
y qué días, desde el buenos días ya ando emocionada
como si no acabáramos de haber compartido un amanecer hace nada
me emociono, vuelvo a sentir que es un día genial
y puede que me pregunten por qué lo pienso
sencillamente porque estás tú, conmigo, en medio de una conversación
que puede o no ser trascendental, que puede hacernos reír
o permanecer pegados a un tema o temas que nos llaman
a ver si no es genial, hablar, mirarnos, dormir, besarnos
tocar tu pecho y notar que está sincronizado con el mío
hacernos cosquillas y no sé cuántas veces puedo pensar
en todas esas sonrisas que aparecen en esos momentos
me gusta decir tu nombre lolicientas veces
sólo porque sí y que me digas qué, la misma cantidad
caminar o sentarnos por la calle
aun sin tomarnos de las manos sin hablar
es una experiencia que cambia el sentido de los paseos
así como cambiaste mis comidas
no las cocinas, pero tienen más sabor,
comer es ahora una parte divertida
me gusta cuando hacemos nada
y cuando me enseñas cosas y te brillan los ojos
son tantas las ideas que pasan por mi mente ahora
que no he podido dejar de sonreír una vez más

No hay comentarios: