domingo, mayo 06, 2012

frágil

qué tan malo se puede pensar que se es o que se ha sido
como para olvidarse de uno mismo con la excusa de que no vale la pena?
alguien puede decirme cuánto es lo mínimo que
puede uno pensar en la felicidad propia?
esa, la individual, por la que se piensa que se es egoísta
tan sólo porque la contemplas y culpable si intentas alcanzarla
cuánto se tiene que vivir, cómo se tiene que vivir?
cuánto, cómo y qué he vivido para pensar que lo soy
y que tengo que hacer las cosas cuando puedo y no cuando quiero?
entiendo de la disponibilidad del tiempo, pero
hasta al tiempo se le piden dispensas o se le esquiva
cuando realmente queremos algo
conozco de los cambios por los que se pasa en la vida
a medida que vamos tomando decisiones
pero, somos responsable de nosotros mismos o no?
muchos se preguntarán
porqué mantengo pensamientos pesimistas sobre mí
creo que es porque nadie, (ni yo)
se tomó (ni se toma) el tiempo de hacerme entender lo contrario
que estaba (o estoy) equivocado por tenerlos
ha de ser eso lo que me tiene limitado, supeditado a los demás
en vez de depender de mí, dependo de los demás para lo que debo hacer
cuando el verbo deber, no existe más, que para indicar deudas
la deuda la tengo conmigo y no me la quiero pagar
pues es posible que mis intereses sean más elevados
que los que los demás me puedan cobrar
después de todo qué es una eternidad con la vida que tengo?
ni he pensado en lo que sería una eternidad con la vida que quiero
porqué hacerlo?
es más sencillo escoger la primera opción,
porque para mí la felicidad es eso
ser feliz a través de otros que a través de mí
cuesta mucho ser feliz por mí mismo, pues tendría las riendas de mi vida
serían mis decisiones y sólo yo el responsable de lo que me suceda
es más sencillo 'compartir' esa responsabilidad o renunciar a ella del todo
sería yo, por mí, para mí, conmigo, es...peligroso,
escogería lo peor, me conozco y lo sé
(lo sé, vuelvo al mismo ciclo de no ser lo suficientemente bueno para mí, pero es que llevo mucho tiempo pensándolo)
quizá lo que necesite sea un espejo mágico que me diga a diario
que soy yo lo mejor del planeta, que me lo repita tantas veces
que me lo termine creyendo por cansancio más que por convicción.


No hay comentarios: