viernes, septiembre 23, 2011

memories made

n Lima son las 00:42, debí acostarme hace como tres horas atras, pero no kise, es como si el sueño se ke hubiera agotado ayer cuando desperté. Pensé en tenderme en cama apenas llegara, cansada, he intentado exprimirle la última gota de esfuerzo a mi cuerpo, para que mi mente exhausta quede en estado de coma la mayor parte de la noche, no se cuando empece a trabajar entre diez y trece horas diarias, pero no parece suficiente, cuánto tiene que cansarse el cuerpo para que la mente se desconecte? ya me he tendido en cama en la oscuridad en ocasiones había funcionado, pero hoy es imposible, he repetido setecientas ochenta y cuatro canciones de esas la quinta parte no debieron sonar, un tercio quizá era para otros momentos, la mitad posiblemente las disfrutaría más en una caminata de excursion, unas veinte se han repetido tanto como han podido sonar en las radios alguna vez y podría ser que de esas menos de la mitad me hayan hecho pensar en algunos sentimientos que son el resultado de algo que ya no quiero entender o no he entendido o no entenderé A decir verdad, hay que hacer lo que se tiene que hacer, no siempre lo que queremos encaja a la perfección y aunque a veces hacerlo nos deje en estados desconocidos e indescriptibles, es lo que decidimos, decidí detenerme pero llevaba tanta velocidad que he chocado, a veces el golpe avisa, sé que hubiera seguido, sin importar cuantos golpes vinieran, pero he escogido detenerme, recuperarme del gran golpe y escoger otro de los miles de caminos que aparecerán, tal vez siga por el mismo pero, ya no lo será, descansaré un tiempo, hasta que ya no tenga memorias hechas que me vengan como imagenes y entonces volveré a caminar. Es tan tarde o tan temprano ya, más de la una, menos de las dos y yo tengo que, porque sino no podré y será un caos en, debo empezar a dormir

No hay comentarios: