sábado, junio 04, 2011

editable

miraba a través de los cristales
hacia el mundo transparente
de las gotas de agua
mientras intentaba relacionar
algunos sabores con los episodios de la vida,
recordé que no es siempre dulce lo bueno
ni amargo lo malo,
existen matices de ambos,
y (aunque esto sea sólo cosa mía)
el sabor a nada.
Pensé en olores
y el primero que me viene
es el olor a óxido, que me parece excitante
no tengo idea de porqué me rememora al sexo
el olor de la gasolina me relaja (sonrisa)
y es de mis favoritos cuando camino,
el olor a tierra húmeda y a hojas secas
que están por caer..
debo decir que el olor de la ropa
que tiene una puesta me divierte
sobretodo si es de A,
la mezcla de inocencia y travesura
se me aparece el olor a pino y colonia celeste
que me recuerda un dia de vídeos
el olor de la vainilla me recuerda a la leche
y tengo que mencionar el olor a huevos crudos
lo detesto tanto como tocarlos
pero no hay nada tan desagradable
que el olor a plumas mojadas o el olor de los pollos
no, es absolutamente repulsivo, incluso más
que el olor de la papaya,
esos olores me hacen pensar en niños que no comen
luego vendrían los perfumes de mujer,
a excepcion de sol, no los soporto
las mujeres, no son todas empalagosas, o si?
yo pienso que no, porqué entonces los aromas
que se hacen para ellas, lo son..
ah, el olor de la ropa puesta de E,
y el olor de la nuca de mi madre
me hacen recordar su cama
el desayuno relajado y las conversas de todo..
descubrí que el olor mezclado de las hojas de un libro nuevo,
mis manos y una taza de te con canela, clavo y una rama de hierbaluisa
me recuerda al frío y cuánto lo disfruto
tengo para rato mientras pienso
en que hay olores que no he conocido aún
pero que siento como familiares
los adivino y se me envuelven
sin embargo me queda la confirmación de si es cierto
o no, que huelen así
como mi destino sigue siendo el de esperar
esperaré, quizá alguna vez....

No hay comentarios: