sábado, junio 11, 2011

Había intentado un poco de todo
y luego empecé a mantener todo a raya
pensé que de esa forma podría evitar al amor
hasta que me enamoré de ti.
Dejé de tener mi alma inmortal encadenada
mi mente se liberó, quedó desnuda y sin rubor
compartiendo los innumerables pensamientos
que da el amor y te seguí
y descubrí que sin promesas me salvaste.
Hasta que la luz se empezó a extinguir
y en vano fue intentar avivarla
como si el combustible que le servía
hubiera agotado su fuente principal
y de nada valía buscarle otra opción
entonces supe, lo que ya había descubierto,
cuando la luz empezó a morir
empezó la despedida.

No hay comentarios: