martes, febrero 15, 2011

que no son lágrimas lo que cae de mis ojos
no, es sólo que estuve demasiado tiempo
parada mirando el mar y se me han quedado salados
y este es el resultado, unas gotas de mar
que caen desde mis ojos, nada más
déjalas que caigan, no intentes secarlas
que se harán dependientes de ti mis ojos
y entonces siempre tendrás que hacerlo
pues no querrán detenerse
vamos, déjalas caer,
la siguiente vez que venga al mar
esperaré a que pase la brisa

No hay comentarios: