domingo, mayo 02, 2010


hay palabras que dominan los sentidos, más cuando se siente desde dentro la sensación de dominación, que te produce tal sed que deseas piel y no agua para calmarla, es de esa sed que te arde en el sexo, tan dentro que no puedes mantener la razón y terminas gimiendo por más, esa sed de la que hablo no se puede controlar con  duchas frías, esa sed para saciarse necesita éxtasis, caricias y besos extremos que no abundan en momentos de soledad y que descontrolan la razón, si me tocara experimentarlo de seguro perdería mi cordura en segundos..