domingo, enero 24, 2010

silencio y escencia

cuando el tiempo se paraliza, yo quisiera paralizarme con el, admito que quizá suene a cobarde, y es muy posible que esté siéndolo, diré entonces que soy cobarde, al menos en estas líneas, lo digo, soy cobarde, y no es un pensamiento que me llene de alegría decir, en realidad me produce fastidio, además de eso tengo en la boca un sabor a..a...pues no sé pero es un sabor extraño, que le quita el sabor a todo lo demás, tengo la garganta seca y para empeorar todo tengo el corazón con calambres que amenazan con un corto circuito
el adormecimiento de mis manos se ha debido a este tipo de sensaciones creo yo, es como haber perdido la sensibilidad, como si el silencio ya no hablara conmigo explicándome las cosas que no entiendo, y como si mi escencia se hubiera empezado a evaporar dejándome como un simple papel en blanco en el que no se puede escribir, dibujar y ni siquiera una figura de origami podría decir nada de mi o por mi
dejaré esto aquí, ire por una hamburguesa, quizá algo helado y es posible que vuelva

No hay comentarios: